Volver a mirarnos con AMOR, es lo que nos permite crecer sin dolor.

En esta oportunidad nuestra aula se convirtió en una especie de “salón de sentimientos” o en realidad como un salón de encuentro con cada uno de los que estábamos allí: escuchándonos y mirándonos.

Encontrando el momento para reflexionar y pensar-nos como seres capaces de expresar lo que sentimos, deseamos y queremos: hoy la palabra AMOR nos llevó a lugares inimaginables. Pensamos que es la palabra que menos letras tiene de los sentimientos, pero la más difícil de explicar, que el amor es vida, que el amor no tiene leyes, que es un sentimiento que cada uno interpreta a su manera pero que la única forma de definirlo es: vivirlo de verdad. Pero en definitiva ¿Cuál será el Amor? Así fue que Kayla M. (17 años) escribió éste cuento:

Cierta vez una joven que vivía en un palacio lleno de lujos y riquezas, soñaba y añoraba casarse con el amor de su vida. Miles de pretendientes se presentaron en aquél palacio para ofrecerle todos los bienes que ellos tenían, de repente apareció un joven apuesto y caballero (sin mucho que ofrecer) que le dijo:

¡Hola Princesa! Te he buscado hace mucho tiempo y al final te he encontrado. Tu eres esa mujer que yo tanto he deseado. No tengo bienes ni riquezas para ofrecerte. Pero lo que sí puedo darte es mi noble corazón.

Aquella joven si n entender mucho de lo que éste hombre gentil y caballero le proponía, quedó en asombro. Entonces él le dijo que dentro de unos días volvería a escuchar su respuesta.

Durante esos días la joven estaba insegura, con muchas dudas y además no había mucha confianza entre ellos. Temerosa por la decisión a tomar, finalmente lo esperó y dijo que sí, que se casaría con él.

El joven maravillado ante tal respuesta, quedó en silencio y le pregunto ¿Qué te ha llevado a tomar ésta decisión?

Tu mirada noble, sincera y amorosa.

Fabulosa historia en la que la “mirada” fue el punto de anclaje de éste romance. Así como decía el principito “lo esencial es invisible a los ojos”, una mirada que propone algo interesante, una mirada desde lo más profundo de su ser.

Miradas amorosas, pacíficas y contenedoras.

Volver a mirarnos con AMOR, es lo que nos permite crecer sin dolor.

 

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 5 =